Hugo Chávez Frías: nacer para la eternidad

Lo último:



tres-años-de-siembra

El 28 de julio de 1954 es una fecha que ha quedado grabada en la historia de la humanidad y celebran las fuerzas progresistas del mundo. Ese día ve la luz, en Sabaneta de Barinas, en los llanos de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, cuya vida y obra lo eternizan en el imaginario simbólico de los pueblos.

Twittea y difunde camarada: [Tweet “Hugo Chávez Frías: nacer para la eternidad”]

Hijo de un matrimonio de maestros de Educación Primaria, Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, es el segundo de seis hermanos, a cuya manutención ayuda desde muy pequeño vendiendo dulces de lechosa (fruta bomba), conocidos como «arañas», por eso se le conocía como el arañero de Sabaneta.

Transita por los diferentes niveles de enseñanza con sobresalientes resultados y en julio de 1975 se gradúa con el grado de subteniente de Artillería, especializado en Ciencias y Artes Militares, en la rama de Ingeniería, mención terrestre. Se destaca por obtener las más altas calificaciones en los diversos cursos que realiza en el seno de las Fuerzas Armadas.

Pero sus inquietudes trascienden la contemplación de los males que laceran su nación y lo impulsan a la lucha como fiel seguidor de las ideas independentistas de Bolívar, a quien honra con palabra y acción.

Esa vocación de lucha en defensa de los humildes lo lleva a la fundación, en 1982, del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR200) como un homenaje adelantado al Libertador, cuyo bicentenario acontece en el 2001.

Y esa agrupación deviene embrión de un programa mayor, liberador que va tomando forma con su entrega total a la causa emancipadora de las grandes masas humildes, desposeídas, silenciadas, a la que dedica toda su fecunda vida.

Hugo Chávez Frías funde su pensamiento renovador con el ideario bolivariano y con él sella compromiso el 17 de diciembre de 1982, en el aniversario de la muerte de Bolívar, cuando bajo el Samán de Güere y como respeto a la creencia popular que considera mítico el árbol bajo cuya fronda acampó Simón Bolívar, jura reformar el Ejército e iniciar la lucha para construir una nueva República.

En 1989 observa indignado a miles de manifestantes masacrados por fuerzas del Ejército en el Caracazo y al encomendársele la Comandancia de la Brigada de Paracaidistas «Coronel Antonio Nicolás Briceño», con base en Maracay, en 1991, escribe en secreto el Proyecto de gobierno de transición y el Anteproyecto Nacional «Simón Bolívar», programa que definiría su liderazgo entre los oficiales bolivarianos.

Desde entonces no ceja en su empeño y entre 1995 y 1997 recorre Venezuela, explicando su proyecto político, que esencialmente proclama la necesidad de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente que refunde la República.

Todas esas intenciones fecundan su Movimiento V República (MVR) y el 19 de abril de 1997 lo inscribe en el registro electoral. Su pasión contagia y atrae a un pueblo urgido de cambios que esta organización enarbola con total transparencia y a mediados de 1998 Hugo Chávez Frías ocupa el primer lugar en las encuestas rumbo al Palacio de Mira Flores. El 6 de diciembre de ese mismo año es electo Presidente de la República por abrumadora mayoría de votos. Asume el poder el 2 de febrero de 1999.

Entonces, las ideas asentadas en el programa refundador
dejan de ser expectativas y cobran forma material en las numerosas misiones que enaltecen y dignifican a los desposeídos.

Durante su mandato (1999-2013) son inequívocas las victorias en las urnas, ya en elecciones presidenciales o en referéndums, incluido uno que proponía la revocación del Presidente, y hasta contra intentos de golpes de Estado y de huelgas y de otras acciones organizadas por la rancia derecha. En todos los casos el gobierno democrático que encabeza Chávez sale fortalecido.

Pero, ni la enfermedad ni la muerte, que conmueve al mundo el día 5 de marzo de 2013, han logrado arrancar las ideas de resistencia y lucha que su ejemplo inspira frente a las intenciones hegemónicas del imperio disfrazadas con los intereses chovinistas de la oligarquía nacional.

El 28 de julio de 1954 ve la luz Hugo Chávez Frías y lo hace para la eternidad, porque su entrega total, merecedora de múltiples reconocimientos internacionales, lo convierten en luz que irradia el porvenir de Nuestra América, a cuya unidad dedicó gran parte de su inacabable existencia.

Extraído de: http://www.tiempo21.cu. Escrito por: Jorge Pérez Cruz.

¡CHAVEZ VIVE, LA PATRIA SIGUE!

NO TE OLVIDES DE DIFUNDIR Y COMENTAR MÁS ABAJO CAMARADA

Deja un comentario