Parque Central: El camuflaje “CorpoCapital”

Lo último:



El Concejal José Bracho, dirigente del Partido Patria Para Todos, inspeccionó el Complejo Urbanístico Parque Central

    El 15 de agosto de 2015, “Corporación del Distrito Capital asumirá el mantenimiento de Parque Central”, fue el encabezado de la prensa caraqueña, con un título aparentemente solucionista, que socavó la fuerza de las quejas expuestas por la junta de condominio, pero que además se encargó de insertar un escenario de tranquilidad entre la misma para disfrazar las verdadera cara del problema.

[Tweet “Conozca la verdadera cara de Parque Central, camuflaje de Corpocapital”]

Toda la movilización que acarrea la recuperación de un establecimiento de gran envergadura, en este caso, del nivel de El Complejo Urbanístico Parque Central, necesita ser asumida con delicada responsabilidad, con noción del sentido de compromiso y con claridad en los términos de competencia fijados entre las entidades gubernamentales vigentes.

Pero más allá del pacto por el que haya decidido regirse la empresa estatal que opera en el seno de la construcción y gestión de urbanismos de la ciudad de Caracas, de la mano con el Poder Popular, hay una falla evidente en las estimaciones presupuestarias previstas por CorpoCapital. Reinaldo Simancas, presidente de la compañía promovida por el Gobierno del Distrito Capital y la Alcaldía de Caracas, declaró en una muestra del avance del mantenimiento del complejo urbanístico que, para finales de 2015, ya habría culminado la jornada del plan de recuperación, en él contempladas: las áreas del sótano 1 y 2, 15 fuentes y los baños públicos del establecimiento levantado durante la presidencia de Rafael Caldera.

El calendario indica que ya han transcurrido los cuatro primeros meses del año 2016 y la solvencia de los problemas presentes en la matriz de la gran manzana de Parque Central, no presenta ni el mínimo foco de luz que permita visibilizar las caras de quienes laboran diariamente en los sótanos 1 y 2. Los trabajadores se ven obligados a permanecer en penumbras en sus horas de labor.

Es por esa razón, que CorpoCapital debilita su discurso de misión y adquiere posición de camuflaje. Reparó las adyacencias de la principal Avenida Lecuna, porque quienes conocen el lugar saben que contiene los pasillos de mayor afluencia por una cuestión de movilidad comercial y de connotación cultural.

Para culminar con este orden de ideas, hay que estar conscientes de que si la Corporación del Distrito Capital pretende adscribirse a las líneas de acción de corporaciones del Estado venezolano, como CorpoZulia, CorpoAndes y CorpoMiranda, que precisamente velan por el desarrollo de las regiones, la manera no es dejando inconclusas las obras de ejecución con las que se compromete.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario